La escritura natural es silábica, pero se recuerza con estrategias como la que sigue:

Ejemplo de intervención:
  • La primera vez, es necesario indicarle dónde buscar un modelo.
- ¿Qué vas a escribir?
- Bañador.
- Pues escríbela.
- Es que no sé cómo se escribe la ba.
- Dime una palabra que lleve ba.
- Sábado.
- ¿Y sabes dónde pone ba? ¿En algún sitio pone ba?
- No sé...
- ¿Has mirado en el calendario, a ver si hay alguna palabra con ba?
- Sí, sábado.
- Pues mira cómo se pone sábado. Y dónde está la ba. Y ahora, escribe la ba de bañador.
  • En un segundo paso del proceso, el niño ya ha aprendido la estrategia de dónde buscar.
  • En el tercer paso del proceso, ya hay un niño que le puede decir qué tiene que hacer (buscar una palabra, o dónde buscarla, o decirle directamente una palabra que ellos conocen que lleva esa sílaba).



En la intervención para ayudar a los niños a reflexionar sobre la escritura, debemos darle estrategias:

  • Si no hay conflicto, el niño no va a aprender. Por tanto, sacar a los niños en conflicto y dejar a los demás de espectadores
  • La pista no forma parte del trabajo, sino que es complementarias. Por eso debe darse fuera del trabajo.
  • Si creamos un ambiente letrado (letreros a nuestro alrededor: calendario, la lista de clase, los nombres de los rincones...) le permitimos una pista "a mano" donde buscar.

Por eso, la escritura ortográfica de determinadas palabras en niños al inicio del aprendizaje de la escritura, se puede justificar, porque los niños aceptan que ZANAHORIA es una palabra especial y que se escribe así y se aprende así.
"Los mayores, cuando inventaron esta palabra, la inventaron así: HELADO".
"Mirad, esta palabra es especial y se escribe así: EXCURSIÓN". Sirve para palabras con x, con h, con ll/y, con acentos...